Make your own free website on Tripod.com

PLACAS DE CAPARAZÓN DE DOEDICURO

JUNÍN, ENERO 2004

A fines de 1992 se realizó una canalización del Río Salado desde la Laguna de Gómez hasta el Paso Piedras, luego de la inundación, en 1996, el agua comenzó a bajar y se empezaron a encontrar fósiles importantes: el cráneo de un Arctotherium, mandíbula de Gliptodonte, fémur de perezoso, un cráneo de una cría de Megaterio, etc. que actualmente se encuentran en el Museo Histórico de Junín. En el año 2000 el lecho del río estaba casi seco y también aparecieron restos, principalmente de Doedicuro (Gliptodonte con cola de maza). luego de las grandes inundaciones del 2001-2002, vino el período de sequía, actualmente el río está completamente seco en algunos tramos y se ve el lecho seco y endurecido. Como en el tramo donde se hallan los fósiles están por ampliar el canal (obras del Plan Maestro del Río Salado) se tuvo que proceder con la mayor urgencia al rescate y resguardo de los restos fósiles que aparecían, en las barrancas y sobre el lecho, amontonados junto a restos de animales recientes (caballos y vacas). Muchos de los restos estaban allí porque fueron arrastrados cuando el agua socavó y desplazó a los mismos, otros estaban semienterrados en el sedimento endurecido y hubo que excavar para extraerlos. Todos se encuentran a la misma altura y en el mismo tipo de sedimento característico de fines del Pleistoceno (limo rojizo que se torna de un color verdoso al estar humedecido y se endurece al secarse, tomando un color más blanquecino). Muchos de los restos son trozos desperdigados, pero hay otros claramente identificables, entre ellos las placas del caparazón de Doedicuro, inconfundibles por su diseño y sus perforaciones, los restos de Macrauchenia (trozos de mandíbula, dientes sueltos, vértebras del cuello, extremidad anterior y parte de extremidad posterior y cadera) una gran vértebra de perezoso y trozos de costillas; también de Doedicuro se hallaron dientes, trozos de mandíbula, húmero, calcáneo y partes de sus extremidades, de Hippidion, el caballo fósil que se extinguiera hace 8000 años, se encontraron dos mandíbulas y huesos de sus extremidades. 

La antigüedad  de los estratos donde se hallaron estos fósiles es de 8800 años, datado por el método de luminiscencia por SEGEMAR (Servicio Geológico Minero Argentino, año 2002). Los restos hallados son una evidencia más para ubicarlos cronológicamente a fines del Pleistoceno, inicios del Holoceno, antes de su extinción, puesto que son equivalentes a la fauna fósil presente en el Lujanense, edad cronoestratigráfica establecida en base a los registros del Río Luján, provincia de Buenos Aires, sobre los fósiles estudiados desde la época de Florentino Ameghino, padre de la Paleontología argentina).

Sitio donde se hallaron fósiles

Lecho del río, enero 2004

Obteniendo muestras del sedimento

 Extracción de las placas del caparazón de Doedicuro

Limpiando un calcáneo

8 de abril de 2004

Vista del canal luego de ser ampliado. Al ser removidos por las máquinas, salen a la superficie fósiles como el calcáneo de las fotos superiores, encontrado donde indica la flecha.

volver